Mi lugar de desestrez, intentando descomprimir mi mente en palabras, pensamientos en consonantes...

espero no aburrirlos con mis historias, cada cosa que escribo lo hago con todo mi corazon disfrutenlo a cada segundo y a cada mirada ♥

domingo, 8 de agosto de 2010

CAP.31 "e cometido errorer, pero este si que fue grande"

 hola chicas, nuevo capitulo no se descepcionen jajajaj, bueno pues no se que mas decir aparte de gracias por pasarce, bueno saludos mari, yoya, lizz, lara(una nueva lectora creo), y hey todas mis lectoras que son un amor.
hey pequeñas encuesta si.
ALGUN LIBRO PARA CHICAS ADOLESCENTES COMO YO QUE ME RECOMIENDEN?.
ok espero respuestas adios.

.....................................................................................................
-          Es el nombre de la tienda de mamá –dije yo, sabia que tenia unas cuantas tiendas dispersas por el mundo, en Milán exactamente, pero en Volterra?.
-          Creo que tu mamá a estado haciendo negocios con los vulturi –dijo Seth como broma, una tienda de ella? No sabía que tanto había crecido su marca en estos últimos años pero había visto unas cuantas fotos de un tal “fashion week” que esto en parte no me sorprendía.
Comencé a caminar hacia la tienda, con paso seguro, quizás este seria el único lugar donde no me echarían por mi ropa y mi falta de zapatos.
Aun así en la entrada un muchacha de lentes y falda de tubo increíblemente sofisticada, me detuvo.
-          no puede entrar al lugar –dijo, yo mire hacia atrás a Seth, la voz de la mujer de no más de unos 25 años me sonó increíblemente cortante, era así como trataba a los clientes?.
-          Que? –dije yo, cruzándome de brazos sobre el pecho –quiero hablar con el encargado.
-          Yo soy la encargada –dijo ella escuche un sonido, proveniente de Seth, me voltee hacia el, no dije nada pero trate de mirarlo como si le digiera “espera”.
-          Entonces señorita –jamás había ocupado en beneficencia a mi madre exactamente pero, esto sentía me ayudaría –usted no sabe con quien esta hablando.
-          Claro, con una desconocida y le pido que se marche ya que esta espantando a los clientes –le mire algo semi furiosa, estaba segura que a mama no le gustaría nadita que tratara así a la gente, mi mama tenía un gran problema cuando la gente discriminaba al resto.
-          Mi nombre es Marie weaver –ella pego una risita, ok eso no había salido exactamente como lo había imaginado, fruncí los labios –me proporciona un teléfono.
-          A nadie se le proporciona un teléfono.
-          Demonios –dije entre dientes comenzaba a sacarme de los nervios –mi madre, es Margaret weaver y ella es la dueña del lugar –me sentía algo corrupta la verdad cuando lo dije, aun estaba en la puerta me sentía increíblemente discriminada, la chica había abierto un poco mas sus ojos, había notado lo que decía o no?.
-          Un modo de comprobarlo?.
-          Ash –salio entre mis dientes entre un pequeño gruñido y un sonido cortante, saque la tarjeta del bolsillo de atrás del pantalón, y la levante hacia ella –Marie –indique con un dedo las letras sobresalientes –weaver –indique el apellido –pásame el teléfono si ella te lo comprobara –dije algo exhausta –me refiero a mi madre por cierto.
-          Ok –ella extrañamente entre asustada, y algo nerviosa me hizo pasar, Seth se sentó en uno de esos asientos de cueros que había por el lugar, había un par de mujeres de aspecto adinerado viendo ropa, que no dejaban de mirarme como si estuviera loca.
Yo misma anote el número que ni idea como memorice y comenzó a sonar.
-          tú nunca has hablado con ella cierto? –dije yo hacia la chica –ok si todo sale bien quien sabe te hagan un aumento, pero no prometo nada –alce mi mano, ella iba a decir algo pero contestaron por el otro lado.
-          Hola si? –dijeron reconocí de inmediato la voz, de mi hermana.
-          Caroline, pásame a mama –dije yo.
-          Marie?.
-          Que tienes otra hermana –escuche una risita a mi espalda era Seth, pero no estaba segura si reía por eso.
-          Mama –escuche el grito de Caroline –toma el teléfono, es Marie –eso pareció cansarle un poco escuchaba la respiración algo cansada de Caroline a través del teléfono –adiós Marie –dijo y de algún modo me sentí mal de no haberme despedido.
-          Hija que sucede –la voz de mama sonaba dulce y a la vez algo emocionada –estas bien? –eran las mismas palabras que dijo papa o eso recordaba.
-          Si mama, estoy bien, mama… no sabia que tenias una tienda cerca de Volterra –mas bien al lado de Volterra o quizás en Volterra misma no entendía mucho eso de los limites entre lugares, pero lo omití, espere a que mama hablara, no estaba segura si me respondería algo impresionada o no?.
-          Bueno hija –dijo ella –hay muchas cosas que no sabes de mi –solté una pequeña risita, eso había sonado increíblemente cierto –y no solo yo, hay una hermosa joyería cerca –y yo ya suponía a quien pertenecería.
-          Papa? –dije algo semi impactada no tenia idea de su comercio yo CREI que solo tenia media sepa de diamantes pero no que hacia con ellos –puede tener ese tipo de negocios? Cuantos años tiene 20 –dije con un poco de humor sabia que papa era por lo menos unos 5 años mayor de mama eso suponía yo.
-          Ni idea jamás le pregunte su verdadera edad –dijo mama en un tono sincero pero comiquísimo, reí un poco y luego me puse un poco mas seria.
-          Bueno al punto, estoy en dicha tienda sabes y casi no me dejan entrar –la cara de la chica comenzaba a ponerse a azul –no se si tienes un protocolo de echen a guapos chicos andrajosos –eso lo di por parte de Seth mas que por mi, no toda la gente andaba con el torso desnudo, y sin zapatos, ok yo también andaba descalza, volví a escuchar una risita de Seth mientras dije eso –pero eso fue de muy mal gusto.
-          O dios Marie, de que sirve que tus queridos padres te den tan buenos genes si tú simplemente, andas medio desnuda.
-          Mama no ando medio desnuda, veras tengo unos lindos pantalones de diseñador con una hermosa camiseta de la casa Channel –dije yo medio en broma, ok llevaba ropa de muerto pero eso pasaba a segundo plano, y note otra risa cuando dije exactamente la palabra “medio desnuda”, Seth se reía bastante –pero a lo que quería llegar es que están discriminando a gente que quizás como yo “perdí” un poco de mi linda ropa –puse énfasis en el “perdí” ya que esperaba que ella entendiera a lo que me refería.
-          Lo juro –dijo ella en un tono algo plano para luego repetir con suma entonación –lo juro creare una línea a prueba de lobos –aunque digiera ella eso sabia muy bien que simplemente la ropa se desintegraba cuando cambiábamos.
-          Ok, ok te paso a la gerente, sabes le prometí un aumento tu sabes, ok no prometí nada pero le dirías que soy tu hija.
-          Por favor yo no te conozco muchacha andrajosa –dijo mama en serio tono dramático, y se detuvo un minuto, escuche pequeños susurros y luego casi pego un grito, o mas bien grito yo estaba pasándole el teléfono ya a la muchacha pero lo volví a mi oído.
-          Marie¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ es cierto que tu y Seth tienen un pequeño bebe –que???? Demonios pero por que lo sabe ok quizás algún día tendría que saberlo o llegaríamos a casa luego de 20 años y diríamos “hola si este es su nieto” uh me lo repase varias veces por mi mente y no me concordaba, y supuse que de algún modo estaba cometiendo un error.
-          De eso mama, luego hablamos –mi voz sonó algo fría, note cuando Seth poso sus ojos en mi, un pequeño dolo en el vientre me causaba nervios –aquí esta tu encargada no le grites mucho si –no espere a que mama digiera algo, y tendí el teléfono a la joven, y camine a sentarme al lado de Seth.
El mantuvo el silencio, yo mire de soslayo a el bebe “no es de su especie” las palabras resonaron en mi cabeza con mucho mas énfasis de cómo lo dijo rosalie Cullen.
Luego de una corta comunicación, la muchacha hablo.
-          su madre quiere hablar con usted señorita weaver –como habían cambiado con un solo telefoneo.
-          Eso del bebe –dijo mama, yo suspire.
-          Por favor mama hablemos de eso mas tarde.
-          Esta bien, por favor cuídate y saluda de mi parte a Seth, aunque supongo que el escucha todo, y deja de amenazar a todas mis trabajadoras si?.
-          Solo trataba de ver que clase de personas trabajan para ti, pero bueno no lo haré mas, adiós mama –dije, con una corta angustia.
-          adiós hija –dijo ella y yo colgué el teléfono.
Muchas de las mujeres que estaban comprando en el lugar, habían captado mi conversación y miraban algo impacientes, o quizá solo me tenían miedo aunque mi rostro era de lo más lindo, me reí de mi misma.
-          quiere ver nuestra nueva colección? –dijo ahora otra muchacha que llevaba un moño alto con una pinta de lo mas sofisticado, tenia ojos chocolate y su piel estaba llena de pecas claras, era una chica bastante monas de esas que Gabriel seguro le hubiera echado ojo.
-          Hay línea de hombre cierto? –pregunte algo insignificante no recordaba si mama, había “creado” ropa de hombre.
-          Si, esta la línea juvenil que esta saliendo bastante –supongo que cuando dijo saliendo se refería a que era popular.
-          Seth –dije yo mientras Seth se levantaba del asiento con el bebe en brazos, la chica miro algo impactada los bíceps de Seth, en si su torso y vi una mirada algo avergonzada de Seth, cuando todas esas mujeres lo miraban –yo carraspee la Garganta.
-          Bueno si me siguen –dijo la muchacha guardando compostura y indicando a una puerta de cristal que llevaba a un lugar mas amplio, por lo que veía el otro lado era solo la primera parte como la caja no entendí para nada el diseño a decir verdad, dentro todo era tanto o mas iluminado que la primera parte pero si la anterior estaba en tonos cremas y de lo mas vintaje, este era mucho mas juvenil y tenia plateado y espejos por todos lados aquí había mucha mas gente y no solo señoras sino también jóvenes.
Caminamos por el lugar lleno de reflectores y ropa mucha ropa.
-          ok que buscan? –dijo la muchacha y yo comencé a nombrar la lista que me vino a la mente.
-          Zapatos, ropa interior, -y como quien no quiere la cosa dije mas bajo –lencería –aunque eso era para Seth solamente que pego una risita contagiosa, cuando le guiñe el ojo –pantalón, chaqueta, polera, ok tiene un mostrario créame lo necesitare.
-          No. No hay mostrarlo –dijo ella levemente –pero creo que podemos encontrarle todo –gretel –llamo con una pequeñita radio que no había ni notado –necesitare tu ayuda.
En menos de dos minutos llego una chica algo alta, de mirada honesta entre rizos negros, un poco mas rellenita que la anterior, y eso me hizo sentir bien ya imaginaba que aquí aceptaban por apariencia.
Comenzamos a caminar entre la ropa mientras miraba de soslayo a Seth, y ellas mostraban prendas hacia nosotros y veíamos si nos gustaban o no.
Extrañamente quedamos con un gran montón de ropa, cuando tuvimos que ir a probárnosla, el bebe se había dormido, en lo que había sido quizás mas de 30 minutos, estaba segura que cuando despertara tendría hambre que iba a hacer ofrecerle una muchacha, dios algo me decía que estaba cometiendo un error sin duda.
Sostuve al bebe mientras Seth comenzaba a probarse la ropa.
-          es suyo –dijo la muchacha pecosa.
-          Algo por el estilo –dije yo la muchacha ni la otra no volvieron a decir nada al respecto.
Cuando Seth apareció vestido con una polera algo ajustada y unos pantalones en los que yo simplemente sonreí cuando lo vi, las muchachas y no se si lo notaron o no, soltaron un pequeño suspiro, y la verdad no me puse celosa ni nada solo me sonreí.
-          ese debemos llevarlo –y cuando salio con el próximo –y ese también –y luego con el próximo –ese claro que si, cierto chicas? –hable hacia las muchachas, que estaban algo sonrojadas, ambas asintieron.
Luego pase yo dejando al bebe en brazos de Seth, y entre al probador, Seth tenia una pequeña sonrisa nerviosa cuando paso solo con pantalones a tomar el puesto que yo tenia.
Me quite la polera y note la mancha seca de sangre que recorría todo mi torso, la verdad no quería probarme esa ropa y bueno no se si prácticamente ensuciarla, pero lo hice rápido no quería poner mucha atención de lo que hacia, así que me puse los jeans rápido y polera cuello en V, no se si llamarle curvas a como me veía, pero no me quejaba Salí, Seth emocionado guiño un ojo, el siempre estaba emocionado pero igualmente le sonreí.
No hice mucho barullo y me puse el resto de ropa y luego como quien no quiere la cosa, me deje prácticamente todo incluso un lindo vestido rosa que Seth había pedido cordialmente que llevara.
Cuando pase la tarjeta ellas no me la aceptaron.
-          ok eh no ando con efectivo –pegue una pequeña sonrisa.
-          Es la tienda de su madre no se preocupe –y medio dudándolo, asentí, mientras ellas metían las cosas el montones de bolsas.
-          Creo… -dijo Seth –que esta despertando –mire entre la manta mientras el bebe bostezaba y abría de apoco sus ojos verdes –y tiene hambre.
Medio sonreí pero espere hasta salir de la tienda luego de unas sonrisas de despedida para hablar.
-          a menos que debamos buscar a alguien que venda su sangre,  no se que vamos a hacer.
-          Reneesme también tomaba leche –dijo el con una mueca, y yo me lo pensé por un minuto abría una tienda especializada en bebes?, dios creo que realmente no podía tener al pequeño.
-          Creo que tenemos dos opciones –dije pensándomelo, mientras seguía mirando a Seth mientras caminábamos, por la acera que era un poco mas alta aun de piedras que eran mas lizas que las de lo que parecía una calle –buscar ahora hospedaje –y Seth medio sonrío cuando dije eso y me interrumpió.
-          Quieres una cama Marie? –y no se en que contexto lo dijo pero yo tome el mas sano.
-          O si que la quiero –dije pensando ya en una, no era una amante de dormir entre piedras y raíces a decir verdad, si podía estar al lado de Seth bueno eso se ganaba 5 estrellas pero una cama, y Seth o a eso le doy 10 sin duda –y mi otra acotación, es que vallamos a comprar su comida ahora ya.
-          Voto por la segunda –dijo Seth.
-          Eso creí –Seth sonrío.
Había varias cosas comerciales a decir verdad algo que no me lo hubiera creído anteriormente, pero si hay había un montón de cosas, hasta una carnicería creí oler.
No estaba segura, pero entramos a un supermercado lleno de olores y muchos que no me agradaban nada, realmente arrugue la nariz no era adoradora de las hamburguesas o lo que fuera que estuviera congelado, no lo se no me mataban.
Trate de seguir aromas mientras los guardias del lugar nos acechaban como lobos, medio sonreí, yo era un lobo y a veces un gato o algún mamífero solo con esos había probado, la verdad ya no trataba de cambiar mucho, ser un lobo era mas fácil quizás por que la comunicación era mas fácil con Seth, y realmente me agradaba seria raro ser una pequeña rata y Seth un lobo, una pareja así no combina.
Ignoramos o eso tratamos a todos los guardias hombres y mujeres algo rechonchos que me hubieran intimidado antes de saber que les podía corta el cuello o algo por el estilo.
Llegamos al pasillo donde había leche, y me pregunte si realmente parecíamos sospechosos, y realmente si lo parecíamos.
Vestimenta andrajosa: listo.
Descalzos: listo
Y para rematarla un bebe en mantas: listo.
Extraño o no, no había ninguna maldita leche de bebe eso era insoportable, y realmente luego de eso todo me olía igual, no exactamente pero todo se mezclaba.
Me dirigí con paso rápido hacia uno de los guardias.
-          Marie? –escuche el susurro de Seth, pero yo ya estaba al frente del hombre canoso moreno de aspecto extraño.
No se si su mirada fue algo asustada o simplemente impresionada por que yo me había acercado estaba segura o en un 88% que tenia puesta es mirada, que cuando la veía en el espejo no me daba ni confianza a mi misma, trate de cambiarla lo mas rápido antes de hablar.
-          señor –como para ponerle un poco de respeto al asunto –donde esta el sector de bebe.
-          Pasillo 11 –dijo el hombre no se si dudoso.
-          Gracias –el gracias sonó algo extraño, lo reconozco.
Pero rápidamente caminamos hasta el tal pasillo 11 llevaba un muy buen tiempo que yo no entraba a una de estas tiendas de víveres, la verdad un montón pero no tanto para olvidar lo que podían tener.
El piso era frío pero no trajo ningún escalofrío a mi espalda, solo me dieron ganas de orinar solo eso, de pronto escuche un pequeño chillido era el bebe, Seth puso el dedo meñique en su boca el bebe succiono.
-          entre en pánico –dijo Seth, yo moví la cabeza.
-          Creo que el tiempo se nos acaba –dije yo buscando entre los montones de tipos de comida de bebe.
CREI que llevar unos 5 tipos estaría bien, había una promotora pero se alejo casi asustada cuando estuvimos frente ella.
Pero yo rápida le tome el brazo.
-          suplemento de alimento para bebe.
-          Esos –dijo increíblemente espantada apuntando con un dedo.
Tanto miedo daba?.
Decidí no dar las gracias ya que podría de verme mucho mas chica mala y eso era estupendo.
Ok tome unos cuantos tarros de leche, mamaderas y eso lo pensé mas y compre muchas y cuando digo muchas es realmente muchas, baberos hasta un chupete y estaba cargada mientras Seth, esperaba en la entrada yo pagaba.
La gente seguía mirándome raro.
Me fui llena de bolsas.
-          hospedaje? –dije haciendo tira la envoltura del chupete y poniéndoselo en la boca del pequeño.
Lo mordió y con las manos agarrando la parte dura del chupete lo desarmo, yo abrí los ojos bastante.
quizás era mi imaginación o quizás no, tenia el cabello mas largo y tenia el rostro un poco mas alargado.
-          Seth?.
-          Si lo note –dijo el, en su reflejo vi el nervio de mi mirada.
-          Esto esta mal –dije cuando caminábamos entre las calles, yo llevaba un par de bolsas, y miraba el suelo.
-          A que te refieres? –dijo el, me dolía la cabeza no por el sol ni el calor si no, que realmente esto estaba mal.
Era injusto que hiciera esto, era injusto por Seth y por el bebe, no tendría lo que realmente necesita.
-          me refiero a que… -tome aire –realmente esto no esta bien –recalque el “esto”, pero no podía llegar al punto exacto.
-          Dices que, ok quieres tomarte un tiempo? –dijo Seth, yo lo mire confundida el sonrío –o ok eso no.
-          No Seth, eso no, me refiero al eso –mire al bebe lo mas leve posible, dios es que esto no se me daba bien.
-          Oh –dijo el, se mordió el labio.
-          No vamos a poder bueno, cuidarlo si tan solo fuéramos, hay Seth no quiero ser la mala ni nada –el parecía no entender –uf, me refiero a que si fuéramos los tíos queridos a los padres irresponsables, quizás estaría bien.
-          Segura Marie, que quieres dejarlo por aquí abandonado.
-          No Seth no, tiene que haber otro modo, pero nosotros no podemos cuidarlo –le mire directo a los ojos –yo no puedo cuidarlo.
-          Rosalie –dijo el, y yo realmente no lo había pensado –rosalie Cullen, ella siempre a querido un bebe.
-          Rosalie?, la rubia –baje la mirada que estupida en querer responsabilizarme, simplemente estupida –lo siento Seth, pensé demasiado rápido y estupida, no puedo cuidarme bien aun y pensaba tener un bebe realmente lo lamento.
-          Lo arreglaremos, no hay problema.
-          Oh soy tremenda estupida –Seth, miro como consolándome.
-          No eres estupida –dijo el.
Realmente lamentaba lo que había hecho, ni idea si nos habían estado siguiendo o que pero aun faltaba bastante para llegar a donde los vulturi en ese gran gran castillo o lo que fuera, vi como se acercaba el mastodonte de emmet y rosalie Cullen.
-          créanme no están cometiendo ningún error –dijo rosalie –solo olerá un…
-          esta bien –dije yo sacando al bebe de los brazos de Seth, ya tenia el doble del porte del comienzo –adiós pequeño te presento a tu mami.
Se la pase a rosalie.
-          uh toma –dije antes de que se fueran –no sabia que comprar.
-          Gracias –dijeron ellos, mientras tomaba al bebe en brazos, había un pequeño brillo de increíble agradecimiento, cuando ellos se lo llevaron, Seth tomo mi mano mientras ellos se alejaban.
No notaba que lloraba pero si, las mejillas húmedas.
-          fue lo mejor cierto? –pregunte a Seth.
-          Eso creo ellos ya saben bastante de bebes.
-          Lo siento –volví a repetir, mientras limpiaba mis mejillas –debes creer que soy horrible.
-          Solo tuviste miedo no tiene nada de malo, créeme yo también tenia bastante miedo.
-          No lo parecías.
-          Soy un muy buen actor –dijo el subí una ceja.
-          Mentira…

Caminamos y caminamos hasta que llegamos a un tal “hotel san lino”.
-          deja de martirizarte si –escuche a Seth.
-          Que?.
-          Que olvida y bueno, no es nuestro –dijo el y cuando dijo nuestro me sentí un poco mejor.
-          Si –dije yo, mientras entrábamos.

Tenia unas puertas de madera clara, que se abrieron rápido, todos nos miraron raro otra ves, solo mire a otro lado, y camine hasta la recepción donde había un tipo de mesón o lo que sea que fuera eso, algo curvilíneo.
-          hola –dije yo, no se si estaba molestando o me querían sacar de hay cuando hablo en un idioma que no conocía.
sentí a Seth, a mi costado.
-          señor, eh no le entiendo –dije lento, controlándome –una habitación por favor, doble mire a Seth.
-          Miraba directamente el hombre nuestras precarias ropas.
-          Andábamos, de excursión y nos robaron? –soné algo dudosa.
No se si entendió o no, pero cuando vio la tarjeta en mi mano, se volvió increíblemente encantador hasta hablo como yo.
-          sus llaves –dijo yo las tome, Seth se río.
-          Gracias –dije un joven nos encamino, pasando por un pasillo hacia el exterior donde todo olía increíblemente fresco, se veía una piscina de color turquesa donde unas cuantas personas se bañaban.
Piso color terracota lideraba todo el suelo, olía como tierra y almendra extraño pero me gustaba, aunque andábamos descalzos no me importaba a decir verdad.


La habitación, era de color blanco, y una cama en el centro me decía “ven a dormir” y yo iba directo, Seth había despachado al hombre luego de decir que podíamos llamar cuando quisiéramos.
-          lindo lugar –dijo Seth mientras yo miraba por la ventana, se podía ver la piscina turquesa increíblemente hermosa, pero no me apetecía nada meterme a esa piscina, fruncí el ceño malditos niños ricos, veía a esos jóvenes rubios y las chicas rubias voluptuosas que por un segundo parecieron verme.
sentí unas manos en mi cintura Seth me abrazaba por la espalda, yo me apoye en su pecho.
-          esta bien si nos vamos a dormir ahora –dije yo –aunque…
-          que? –dijo el besando mi cabeza.
-          No se tu pero yo, me muero de hambre –y como si ambos hubiéramos olvidado lo que era comer, sonaron nuestros estómagos.
-          Que planeas –ahora beso mi frente yo cerré mis ojos.
-          Yo digo atención a la habitación –y una pequeña sonrisa se volvió en ambos.
-          Si no esta mal –me beso corto suave y muy dulce –me voy a bañar.
Vi a Seth, caminando por el pasillo blanco suspire, el abrió una puerta y se metió, yo me senté en la cama.
Con las bolsas de ropa a mi lado, y me acerque a tomar el teléfono, aun había mucha luz.
Apreté el botón grande el central.
-          quiero comida –dije simplemente, una mujer respondió por el otro lado con un “recepción” –mucha comida.
-          Menú? –pregunto ella.
-          Todo lo que tenga, por favor –corte.
Me estire sobre la cama.
-          Marie? –escuche a Seth.
-          Si? –dije algo fuerte.
-          No traje ropa –dijo.
-          ponte unas toallas acá esta toda tu ropa.
-          Esta bien –dijo el.
Me estire un poco, luego de unos 5 minutos quizás, tocaron la puerta, y yo me acerque a abrir.
No me sorprendió demasiado sentir ese aroma.
-          Matt –dije cuando abrí la puerta.
-          Te dije que eran ellos –dijo Matt, con alevtina y Vanesa, y por un momento pensé un trío?, jajaj me reí de mi misma.
-          Pasan?.
-          No, solo venia a verlos –dijo el.
-          Se quedan aquí –me miro como diciendo “obvio”.
-          Si pero estamos bastante lejos, así que no se molesten a hacer demasiado ruido –inconscientemente me puse un poco colorada.
-          Matt –dijo Vanesa, alevtina reía.
Idiota, adiós –dije yo cerrando la puerta
.................................................................................................................
listo
muchisimas gracias por leer
y pasarce
adios
hey ya 57 seguidores oooooooooooooo
wow
bueno muchas gracias adios
soy su idola♥
adios
xoxo♥

5 comentarios:

Anónimo dijo...

ay no!!!
porfavor q se queden cn el bebe!
no se lo pueden dar a rosalie!
son jovenes pero lo quieren!
q el bebe regrese cn ellos!
:(

Liiz dijo...

jajaja me nkanto este kapitulo! ^^
komo miraban a seth i a marie para al sakar la tarjeta todo erea diferente jaja
me nkanto!
pero lo del bebe =(
no!! pobrecito
se ke rosalie i emmet lo van a kuidar super bn! eso no lo dudo, pero es ke seth i marie en vrdD lo kerian, aunke si son algo jovenes i kuando se transformen kn kien lo van a dejar?? uff mucha responsabilidad...
pero por o menos lo seguiran viendo, no?
algo es algo
i seran sus tios!
ke lindo ^^
me nkanto el kapitulo!!
publika lo mas pronto posible
cuidate!!
bye bye!!

Lara Sweetie Love dijo...

¡Esta genial xDD!
Bueno espero que hablaemos pronto xDDD.
Un besoo guapa.
Y mira yo te recomiendo una saga que se llama, Memorias de indún, de laura Gallego, una escritora española muy famosa aqui, y creo que te encantará.
¡Espero que te guste!¡Y sube cap pronto xDD!

yoya dijo...

naxi
que espectacular el capitulo
puxa que pena que tuvieron
que entregar al bebe, me habia ilucionado
pero bueno esta mejor asi.
que mas te puedo decir, ellos me encantan, la pareja que hacen, hermosa...
bueno naxi sube pronto porfis.
nos vemos cdt.
tk amiga, un beso.
bye

vane/ janni dijo...

hola nena!!!
jajajaj, hay que bonito capitulo!!! y ese matt!!! su comentario!! jajajajaja, eso de la aventura con la ropa y tantos negocios a mi tambien me impresiono!!! no inventen!!! salieron pero si unos super negociantes!! jajajaja,
bueno, como siempre, el capitulo muy lindo, y ya quiero ver que pasa con esos doooos!!!
huyyy!!! jajajaja
bueno, besotes, y ya participe en la encuesta, no! a mi me encantan como estan!!