Mi lugar de desestrez, intentando descomprimir mi mente en palabras, pensamientos en consonantes...

espero no aburrirlos con mis historias, cada cosa que escribo lo hago con todo mi corazon disfrutenlo a cada segundo y a cada mirada ♥

domingo, 26 de febrero de 2012

CAP.44 "long circle" fin parte1


-          Mamá –la niña susurro escondida tras la pierna de su madre, había oído mucho ruido proviniendo de la plaza, era la pascua?, no aun faltaba bastante para eso, luces brillantes, disparos y demaces –que sucede?.
Los hijos a veces preguntan cosas que  los padres no pueden responder esta fue una de las cosas que la mujer no podía responder, estaba asustada y entendía mucho menos de lo que su hija, sonrió para tranquilizarla, y se quedo mirando
Una gran explosión de luz y sonido de pronto vino, se agacho para proteger a su hija, cuando levanto la mirada una gran sombra las cubría.
-          Mama, es agua –la pequeña toco su mejilla donde un liquido brillaba en su mejilla, la sombra desapareció, cuando el agua sobre sus cabezas retrocedió, la mujer agarro mas fuerte a su hija.
-          Tendré que pedirle que se vallan ahora mismo este lugar es peligroso ahora –un joven alto con el aspecto de un dios griego y no solo por su vestimenta de linos sino por sus facciones,  cabellos claros hasta el hombro, su todo le daba un aspecto fuera de aquí, la mirada apacible y melancólica hizo que la mujer presintiera que algo iba mal –y por favor no vuelvan hasta que no sea seguro.
-          Y cuando será seguro?.
-          Cuando sepas de nosotros –la mujer se llevo a su hija.
El vaticano se sumía en una de las mas extenuantes peleas, y de la cual fueron involucrados por el hecho de quedarse ahí mirando.
Por las calles corría gente, una masa apresurada de personas de las cuales no todos eran humanos, nadie preguntaba por qué algunos volvían, porque algunos caminaban hacia ese lugar que comenzaba a llenarse cada vez mas de gritos y disparos.
Para marie no habían refuerzos era ella y a los pocos que distinguía entre ese tumulto, refuerzos? Era una palabra demasiado alentadora.
El dolor era el menor de sus preocupaciones, porque no había tiempo para eso, el descanso no existió eso duro 4 minutos.
Los 4 minutos más largos, eso hasta que todo volvió a empeorar.
Gritos desenfrenados, llantos, gemidos una sinfonía creada para el desastre,  y toda no se podía detener, como la mecha de la dinamita, solo que lo que iba a explotar eran sus vidas.
Marie deseaba encontrar algo en su mente que recompusiera esta escena, había esperado tanto por esto, había luchado tanto por esto y ahora seguía luchando, hubo un segundo entre tanta lucha, en el momento exacto que se había dado la vuelta en dirección de otro grupo de cazadores que pudo pensar. “se me acabo el tiempo”.
Hasta ahora había notado, lo poco que había planeado en mi vida, no había llegado mucho mas lejos que 18 años y eso seria un milagro, una lucha que seria peligrosa y luego de eso, yo ya no había visto ni planeado nada.
Divague en la idea de detenerme y dejar que una de esas cosas se llevara mi vida, es extraño luchar por mi vida siempre había terminado siendo mi segunda opción.
-          ¡¡¡¡Muévete Marie!!!!–gritaron, instintivamente me moví a un lado, supongo que estaba haciendo estupideces, pensar en algo que debería velar en otro momento.

El animal interno, del cual prescindimos nosotros los metamorfos se negaba en aparecer era una sensación extraña me sentía simplemente humana, y los humanos no pueden hacer mucho más que correr en situaciones como esta.
Corrí rápido detrás de uno de los pilares de la plaza, descifrando que era lo que sucedía, deje que la energía fluyera que aquel calor que fluía desde el pecho llegara a mis extremidades y me encontrara a salvo pero no lo hacía, los gritos ahora me parecían insoportables.
-          No, no, no –susurre bajo, con ese tono desesperado que ameritaba la situación, el cambio… se demoraba demasiado y en mi mente ya sabía que no ocurriría, que estaba acabada y que algo había sucedido en mi cuerpo que me lo impedía.
Estaba sola, ahora los gritos habían sido interrumpidos por sirenas que trataban de ahogar el horrible concierto, tenía unos segundos, para respirar y recomponerme lo suficiente como para no ser sorprendida con la guardia baja.
-          ouch… -susurre ante el pinchazo, la falta de zapatos me pareció algo sin mucho significado, el corte en uno de los tobillos por un vidrio mucho menos notorio, lo único que me llamo la atención es que aun no se sanaba.
Salí detrás del pilar, los escombros inundaban el panorama, el aire olía a muerte mezclado con una fatal gota de venganza.
Porque las cosas no habían salido como las había imaginado?...
Me agache… para mantener una línea fija en mi horizonte, y reconocí una de las áreas, era tan difícil en solo unos segundos podían pasar de 10 cazadores contra 4 de los nuestros, a 5 cazadores contra 3 de los míos.
Uno de los cazadores del montón que ya había, disparo por entre los pilares, casi no lo esquivo y recibí un pequeño rasguño.
Mire la camisa desecha por eso pequeño roce, la herida no sanaba, ninguna de ellas, por una extraña razón me estaba volviendo humana, incluso el olfato, el oído y la destreza me estaban fallando, por lo menos la fuerza aun creía conservarla.
Mis posibilidades de sobrevivir haci de rápido habían bajado a solo un 20%
-          debemos irnos –Gabriel se cubría el ojo por una herida reciente, estaban todos juntos alejados de la pelea, no podían dejar de sentirse unos cobardes por no volver a una lucha donde estaban muriendo sus amigos, aun así Gabriel estaba decidido a salir de ahí y de llevarse al máximo de personas con él –no me mires así ya no podemos hacer nada por ellos –hablo descortésmente a cassidy que tenía su corazón lleno de culpa.
-          Marie sigue hay –cassidy se controlo o eso intento, todos mantuvieron silencio
-          Mathew? –gal camino separándose de su hermano, el chico caminaba… pero sin vida, traía algo entre sus manos todos pensaron lo peor y por mucho así lo era, lo seguía Seth ahora mucho más alto que él y separándose tanto de el que parecía que lo evitaba –Mathew… -su voz disminuyo en tono en cuanto se acerco lo suficiente para distinguir el bulto.
-          No quería dejarla hay, lo lamento –Vanesa yacía pálida y inerte entre sus brazos, con una expresión congelada mientras sus brazos caían a su lado, la imagen era simplemente aterradora y sobrecogedora.
-          Seth, y Marie?, donde esta mi hija? –Alphonse exigió
-          No está aquí? –la histeria subió en su mente –esta hay cierto? –ahora él era el que exigía, nadie respondió, y el silencio le dio la respuesta, hay estaba.
-          Seth ¡… -cassidy hablo mientras Seth se alejaba, el se giro solo un poco –no podre volver por ustedes –la voz sonó seca y retenida en el pecho, cassidy lloraba amargamente.
-          Cass, no debes por que hacerlo todo saldrá bien, nos vemos en casa –tratando poner un poco de confianza en las bajas posibilidad el comenzó a irse.
-          Iré contigo –Alphonse lo siguió, Seth se detuvo –soy su padre.
-          No iras solo viejo loco –Mathew le tomo el hombro, siguiéndolo –denle un sepulto digno –le dijo a fabius a quien le había confiado el cuerpo de Vanesa, Seth miro perplejo, el grupo a sus espaldas no tuvo indicios de seguirlos, no podían seguir arriesgando mas por una misión suicida.
-          Ostende nobis sic –cassidy puso sus manos en la tierra, un pequeño resplandor los rodeo a todos –intenten no marearse –dijo cassidy el brillo aumento.
-          Lo siento –Mathew aun agarrado de el hombro de Alphonse lo lanzo al grupo que en ese instante desaparecía, Alphonse se fue en el mismo haz de luz que desapareció en la oscuridad –bueno por lo menos sabemos que este viaje no tiene regreso –Mathew camino delante de Seth.

-          Señor? –el joven soldado le hablo a su mayor, la alarma de ataque terrorista los había llevado hasta la plaza san Pietro, donde mas que una bomba o un lunático encontraron una lucha manchada de sangre.
-          La orden sigue en pie, mátenlos a todos. aquí no habrá ningún testigo ni ningún sobreviviente –el soldado se trago sus palabras y levanto la mano.
La señal había sido dada y todos en el perímetro marcado, estarían muertos en solo unos minutos.
Una nueva oleada de masivos disparos corrió a través del aire.
Marie en silencio se estremeció por el intermitente sonido.
Veía a las personas caer por armas humanas, escondida entre escombros y cuerpos inertes aun conservaba su vida, adonde estaba la criatura fuerte que abría destruido a todos ellos?, ella, ella ya no estaba.
En su lugar estaba una humana cualquiera, débil, cobarde y sola.
El sonido se detuvo, ahora los pasos pesados atormentaban a Marie, el polvo seguía volando por el aire creando una niebla ficticia pero que no la dejaba ver nada.
La hermosa loba blanca, era ahora un simple pedazo de carne.
No distinguía siluetas, solo escuchaba pasos, ese sentimiento de querer proteger algo pero no saber que, la inundaba y aunque no sabía exactamente que era ese “algo” ella se mantenía intranquila.
-          Punto rojo, está limpio –escucho la voz, transmitiéndose a través de una radio, que dio respuesta.
-          Verifiquen otra vez –exclamaron con la voz de interferencia.
-          Recibido –ya no se escucho mas respuesta, el lugar era incomodo, pero Marie luego de los primeros disparos que caían blandos o huecos dependiendo de la criatura se mantuvo quieta.

-          No hay nada vivo, y ellos siguen insistiendo…

-          Que dijo soldado? –Marie respiro rápido cuando escucho pasos acercarse donde se escondía.

-          Aquí hay un grupo de cuerpos, señor –se defendió el otro.

-          No tienes que decirme cada cosa que encuentres, ash… novatos –escucho unos pasos alejarse, pero el otro seguía hay, podría detener a uno?, ahora en su condición.


-          Siempre soportando a ese inútil –tanteo unos cuerpos, uno se estremeció, el hombre disparo sin piedad entre sus ojos –novato je¡ -siguió caminando, y encontró el tumulto donde estaba Marie bajo 3 cuerpos y medio.
Empujo con su pie el cuerpo destrozado que cubría uno de los pies de Marie.
-          Qué asco –susurro el hombre, sacudiendo su pie apunto con su arma la cabeza de la mujer –una pérdida de arsenal.
Patio al siguiente y al resto sin ningún remordimiento y debajo de todo se encontró con Marie.
Me quede quieta, tanto como lo haría un muerto. Los ojos cerrados y las respiraciones al mínimo.
-          Haber que tenemos aquí –susurro, me mantuve inerte imaginando que el hombre ya podría saber que estaba viva, escuche el seguro del arma, y yo me preparaba para actuar si así lo necesitaba.
-          Que haces¡¡¡¡¡¡¡¡¡ -una voz diferente interrumpió la acción del soldado, yo no me descuide –soldado estúpido, necesitamos muestras.
-           Esta es una zona restringida señor –dijo entre dientes.
-          Claro, y aquí esta mi permiso… -silencio
-          Entiendo señor –dijo el otro.
-          Y retira esa arma, no te dije que necesitaba muestras? –los pasos se acercaron hacia mi.
-          Ella esta muerta –llene sin querer mis pulmones de aire cuando no debía y como en esos momentos incómodos comenzó a picar mi garganta, el soldado volvió a cargar el arma, otro sonido llego al lugar no balazos lejanos algo como el movimiento de tierra –y ahora… pero que.
Yo mantenía los ojos cerrados imaginando que podía ser lo que ocurría, yo solo estaba segura de una cosa tenia una pistola apuntándome y aunque metamorfa si es que aun lo era, una balazo a esa distancia y en la cabeza me mataría.
El sonido de un desgarro a solo unos metros escuchándose como una ráfaga de viento ocurriendo solo en unos segundos me hizo estremecerme porque el sonido era infinitamente familiar. Pero que hacia Seth acá?
Seth¡¡¡ repetí en mi mente una y otra vez
-          Seth no lo hagas –la pistola ya no apuntaba, en cambio estaba matt sujetando del cuello al soldado que casi sin respiración me miro hacia el lado, quizás asombrado de que estuviera con vida.
-          Je –el hombre se burlo mirándome a los ojos y arrancando algo con sus manos y en el tiempo suficiente que tuve para cubrirme el rostro con las manos y lograr ver a Seth como un lobo, el artefacto se detono, el sonido de líquidos y piedra rompiéndose fue lo que llego a mis oídos luego un fuerte quejido y abrí mis ojos otra vez, yo seguía con vida.
Grite…


3 comentarios:

Brenda dijo...

holaa hace mucho que no entro, tu historia me gusta muxo espero que sigas escribiendo.

PD: subi capi epero que te guste y no te asustes porque cambie la decoracion de la página

Emilia Brown dijo...

Me gusto mucho es te capítulo , ojala subas la segunda parte muy pronto!!!, besos.

Anónimo dijo...

super interesante